agronoticias.es

Primera estimación de cosecha 2020/21. Comportamiento desigual según variedades: Fino (+14%) y Verna (-2%)

España mantendrá su posición líder en limón convencional y ecológico consolidando la producción sostenible, el apoyo a la biodiversidad y las certificaciones GLOBALGAP y GRASP, ofreciendo al mercado europeo un producto local.

La primera estimación de cosecha (preaforo) de limón de AILIMPO para la próxima campaña 2020/2021, prevé una producción en España de 1.250.000 toneladas, lo que supone un aumento global del 10% en comparación con la campaña 2019/2020. Esta primera estimación de cosecha será confirmada en función de la disponibilidad de agua en verano y las lluvias de otoño.

La cifra total de producción estimada de limón en España de 1.250.000 toneladas permitirá a España continuar siendo el líder de exportación de limón fresco, y el segundo procesador de limón en zumo, aceite esencial y cáscara deshidratada a nivel mundial.

En el caso de la variedad de LIMON FINO, se estima un ligero aumento del 14%. Ailimpo ha considerado el efecto de la entrada progresiva en producción de las nuevas plantaciones realizadas en los últimos años y la situación del calibre de los limones en el momento actual, que se considera óptimo gracias a la buena disponibilidad de agua, para estimar una producción de 950.000 toneladas para esta variedad.

“Esta cifra de producción de limón Fino permitirá consolidar a España su papel de líder en el suministro a los clientes y garantizar los programas de suministro”

En cuanto a la cosecha de LIMON VERNA, la primera previsión apunta a una cosecha de 300.000 toneladas en 2021, lo que supondría un volumen muy similar al de la actual campaña 2020 con un ligero descenso del 2%.

“La cosecha de limón verna, variedad autóctona española garantiza que la oferta española será de calidad y cubrirá gran parte del verano 2021.”

Perspectivas

AILIMPO espera un correcto equilibrio de precios y distribución de valor económico a lo largo de la cadena, que permita al sector de limón de España dar salida comercial rentable a la cosecha, manteniendo al mismo tiempo la competitividad comercial frente a la agresiva oferta de limón de terceros países competidores como Turquía o Egipto.

Además, desde el punto de vista del productor, las certificaciones GlobalGAP y GRASP son elementos clave la próxima campaña, dentro de la estrategia de la interprofesional de diferenciación del limón español y de fomento de una producción sostenible bajo el triple enfoque: económico, medioambiental y social. Fuente - ailimpo