La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera “inaceptable e insuficiente” el acuerdo alcanzado por los Jefes de Estado y de Gobierno para el marco financiero de la UE durante el periodo 2021-2027. “Ante retos ambiciosos necesitamos presupuestos ambiciosos.

Resulta lamentable un recorte del 12% en los fondos agrícolas en un escenario de nuevas exigencias dentro del Paquete Verde, que supondrá mayores costes para agricultores y ganaderos. Los números revelan la hipocresía e incoherencia de la UE; políticas de escaparate verde que acaban siendo financiadas por los profesionales agrarios y menos apoyo a nuestros productores al tiempo que se firman acuerdos de libre comercio con terceros países, puerta de entrada de importaciones que no cumplen con los estándares de calidad, seguridad alimentaria, respeto medio ambiente y bienestar animal de la UE, y caldo de cultivo para la competencia desleal y la presión a la baja de los precios en el campo”, ha subrayado Miguel Blanco, Secretario General de COAG.

El acuerdo final de los 27 recoge un descenso del gasto agrario en términos reales (-12,2%), más drástico en el en el capítulo de desarrollo rural (-19,7%) que en el pilar de ayudas directas de la PAC ( -9,6%). El análisis comparativo realizado por COAG cuantifica este “hachazo” en 47.000 millones de euros (repartidos en 7 años) respecto al marco financiero 2014-2020. La pérdida anual a nivel comunitario ascendería a 6.700 millones €, de los que 804 millones € corresponderían a España, dado que la participación de nuestro país en los fondos agrarios es del 12%.

A todo ello se suma el recorte del 50% en los fondos New Generation, que se incluyen en la partida de Desarrollo Rural para afrontar la transición verde de Europa. Esta partida pasa de los 15.000 millones que recogía la propuesta de partida de la Comisión Europea a los 7.500 finalmente aprobados, en un acuerdo que recoge que el 40% de las ayudas directas de la PAC estarán condicionadas a acciones para mitigar el cambio climático. “Esto es indicativo de la falta de voluntad real de las instituciones comunitarias a la hora de reforzar las políticas de sostenibilidad económica, social y medioambiental, y de esa manera el modelo social y profesional de agricultura y la seguridad alimentaria de Europa”, ha apostillado Blanco. Fuente - coag