agronoticias.es

La suelta de Nesidiocoris tenuis (Nesibug®) en el semillero se ha confirmado como la mejor opción para comenzar la estrategia de control biológico frente a las principales plagas que afectan al cultivo de tomate en invernadero.

El principal beneficio de la suelta en semillero es que la instalación de Nesidiocoris en la planta de tomate se adelanta hasta tres semanas, en comparación con las sueltas realizadas en la finca.
Esas tres semanas de diferencia son vitales para que los primeros pasos con el control biológico sean eficaces, porque la planta ya llega a la finca protegida con un enemigo natural de plagas como la Tuta absoluta, la araña roja (Tetranychus urticae) y la mosca blanca (Bemisia tabaci). La suelta en semillero se traduce en que el enemigo natural ya se encuentra instalado y activo en la planta de tomate desde el mismo día del trasplante, por lo que el cultivo estará protegido frente al ataque de las plagas.
Con la suelta en semillero, se garantiza que los huevos de 'Nesi' eclosionan justo después del trasplante del cultivo y, por tanto, que el depredador esté trabajando desde el primer día en el invernadero. Esa protección temprana puede marcar la diferencia entre una buena y mala cosecha, ya que los primeros días después del trasplante la planta no está suficientemente desarrollada y es muy vulnerable a los daños que puedan ocasionarle las plagas.
Además, la suelta de Nesidiocoris en semillero tiene otras ventajas importantes para el agricultor, que obtiene un evidente ahorro en mano de obra porque no tiene que encargarse de hacer las sueltas con sus propios recursos. También se reducen costes, ya que con la suelta en semillero se utiliza una dosis menor que con la suelta directamente en finca. Para que la suelta en semillero tenga el efecto deseado es muy importante calcular la fecha idónea para la liberación de Nesidiocoris. La fecha de suelta irá siempre en función de la fecha prevista de trasplante. Antes de sembrar la planta de tomate en la finca, se recomienda haber colocado en el invernadero feromonas de confusión sexual y trampas adhesivas azules, amarillas y negras. También es conveniente reforzar las medidas de protección con la siembra de algunas plantas de Lobularia.

Sueltas a mano
No hay que olvidar que Nesidiocoris tenuis es un ser vivo, por lo que su manipulación debe hacerse con cuidado. La suelta manual no provoca mortalidad por daños mecánicos y además es el único método que evita que una parte del contenido del bote que contiene 'Nesi' se desperdicie al quedar depositado sobre el suelo del semillero en lugar de sobre la planta, algo que es habitual cuando hay huecos libres entre las bandejas que componen una partida de planta y la suelta se lleva a cabo mediante el uso de dispositivos mecánicos.
En este sentido, hay que destacar que los técnicos de Koppert extreman la precaución a la hora de distribuir el 'Nesi' de forma homogénea por toda la partida de plántulas y, si es necesario, se mueven a mano algunas bandejas para garantizar que la aplicación se lleva a cabo de forma efectiva y que todo el producto queda depositado sobre la planta. De este modo, se cumplen a la vez dos objetivos muy importantes: garantizar la vida útil del 'Nesi' y que el agricultor rentabilice al máximo el producto porque no hay desperdicio. Fuente y Foto: Koppert
PIE DE FOTO: Dos técnicos de Koppert realizan una suelta manual de Nesidiocoris en plantas de tomate.