agronoticias.es

(R.P.) En esta última semana, el tomate se posiciona como el producto que mayores subidas de precio está registrando, junto con el calabacín y el pepino largo.

En estas fechas aún no hay una gran abundancia de género a pesar de las altas temperaturas y unos cultivos escalonados en su trasplante a los invernaderos. El tomate pera sube hasta cortes de un euro con cincuenta céntimos y finaliza las ventas en ochenta céntimos, el tomate larga vida se vende entre un euro con cuarenta y un euro el kilo, y el tipo liso registra un primer corte de un euro con veinte céntimos y tiene remates de ochenta céntimos de euro el kilo. En la comarca de Níjar han aumentado las recolecciones de esta hortaliza debido a las altas temperaturas, mientras que en la zona de Poniente los cultivos están más retrasados. Por su parte, el calabacín fino ha multiplicado su precio hasta llegar a dos euros con cincuenta céntimos y finaliza las ventas en torno a dos euros con veinte céntimos, y el gordo se vende entre dos euros con veinte y un euro con noventa céntimos de euro el kilo.

Otros productos también suben sus cotizaciones esta semana como es el caso de la berenjena rayada que cotiza entre un euro con treinta céntimos y un euro el kilo. La berenjena tipo larga oscila entre un euro con veinte céntimos y noventa céntimos de euro. Los cultivos más tempranos de esta hortaliza están en plena recolección y los más tardíos lo harán en las próximas semanas. La judía strike alcanza cinco euros con cincuenta céntimos y finaliza las ventas en torno a tres euros con ochenta céntimos, la emerite se vende a una media de tres euros y la judía helda cotiza entre tres euros con cuarenta y dos euros el kilo.

Del conjunto de pimientos el de mayor valor es el lamuyo rojo con precios que van desde un euro con treinta a un euro el kilo, y el verde se vende entre noventa y cinco céntimos y sesenta céntimos de euro. Tanto el tipo california amarillo como verde se venden a una media de sesenta céntimos y el rojo registra cortes que van desde ochenta a sesenta céntimos de euro el kilo. El pimiento italiano verde tiene un primer corte de un euro y remates de setenta céntimos, mientras que el verde llega hasta un euro con cuarenta céntimos y tiene últimos cortes de setenta céntimos de euro el kilo.

Almería inicia ya su fase de escalada hacía una plena producción y rendimiento de los cultivos dando lugar a mayores volúmenes de exportación, a su vez los precios se regularán de acuerdo con la demanda exterior y la competencia de otros orígenes.