agronoticias.es

(R.P.) La llegada del frío ha favorecido una ligera recuperación de los precios por la reducción de la oferta y el incremento de la exportación que se ha notado en la mayor parte de los productos menos en el pepino largo y el calabacín.

Se prevé una intensificación de la demanda de pimiento en estas semanas debido al aumento del consumo en los días previos a la Navidad, además, la oferta israelí está centrada en el mercado ruso y la producción marroquí es limitada. Almería se convierte en el mes de diciembre en el principal proveedor de pimiento al mercado europeo.

Todos los tipos de tomate registran precios inferiores a las dos últimas campañas en estas mismas fechas. La superficie de tomate pera se ha incrementado este año y del mismo modo su volumen de comercialización, su cotización media se marca en sesenta céntimos de euro el kilo. El tomate ramo tiene un corte medio de sesenta y cinco céntimos y el tipo larga vida se vende entre setenta y cuarenta céntimos de euro el kilo. El pepino es uno de los productos que peor balance de rentabilidad tiene durante estos primeros meses de campaña, especialmente el tipo largo. La oferta es superior a la demanda y en las próximas semanas la previsión es que disminuya el género en la provincia de Granada por lo que los precios pueden verse beneficiados. Las cotizaciones de este tipo de pepino no superan los veinte céntimos y llega a mínimos de cinco céntimos de euro el kilo. El pepino corto negro se vende entre noventa y setenta céntimos, y el tipo francés inicia las ventas en torno a un euro y tiene remates de ochenta céntimos de euro el kilo.

A pesar del descenso de las temperaturas y la reducción de la oferta los precios del calabacín no se han recuperado. El fino se vende entre cuarenta y cinco y veinticinco céntimos, mientras que el gordo tiene un primer corte de veintisiete céntimos y remates de quince céntimos de euro el kilo. El ritmo de producción de berenjena se ha ralentizado beneficiando una rápida recuperación de los precios percibidos por los agricultores, tanto del tipo larga como rayada. El producto almeriense coincide en los mercados de exportación con los envíos de Italia y Turquía, aunque domina claramente la oferta almeriense. La berenjena larga se vende entre un euro con diez céntimos y noventa céntimos, y la rayada tiene un primer corte de un euro con quince céntimos y remates de ochenta y cuatro céntimos de euro el kilo. Los volúmenes comercializados de judía son mínimos, los precios han subido de forma considerable y son superiores a las dos ultimas campañas. La judía helda registra una media de dos euros con sesenta céntimos, la strike sube hasta primeros cortes de siete euros con cuarenta y tiene remates de cinco euros y la judía emerite oscila entre tres euros con ochenta y dos euros con cuarenta céntimos de euro el kilo.

Almería: solo la berenjena consigue destacar en precios durante esta semana