agronoticias.es

(R.P.) La segunda mitad del mes de enero arranca con importantes variaciones en los precios muy afectados por la reducción de la producción hortofrutícola por el descenso de las temperaturas, y al mismo tiempo por una demanda inestable por parte de los mercados europeos afectados por la pandemia de covid-19.

La berenjena mantiene precios similares a los de la pasada semana con cotizaciones que van desde tres a dos euros con sesenta, mientras que el tipo rayada se vende entre cuatro euros y tres euros con quince céntimos el kilo.

En las próximas semanas se prevé que la producción de todos los tipos de pepino descienda aún más ya que muchas plantaciones se encuentran en fase de rebrote. El tipo largo tiene cotizaciones que van desde un euro con cuarenta a un euro con diez céntimos, el pepino corto negro tiene un primer corte de un euro con cuarenta y remates de un euro y el francés se vende entre un euro con treinta y cinco y un euro con quince céntimos de euro el kilo. Por su parte, el calabacín ha bajado esta semana hasta precios de entre un euro con sesenta y un euro con cuarenta para el calabacín gordo, y el fino se vende entre un euro con setenta y un euro con cuarenta céntimos de euro el kilo.

En cuanto al tomate, el tipo liso tiene un corte medio de setenta y cinco céntimos de euro, el tipo ramo se vende entre un euro con diez céntimos y ochenta y cinco céntimos de euro el kilo, el pera inicia las ventas en un euro y tiene últimos cortes de setenta y cinco céntimos, y el tomate larga vida oscila entre noventa céntimos y setenta y cinco céntimos de euro el kilo. El pimiento italiano verde cotiza entre un euro con treinta y un euro el kilo, mientras que el rojo registra una media de ochenta céntimos de euro el kilo. El lamuyo rojo no supera primeros cortes de ochenta y siete céntimos y finaliza las ventas en torno a cincuenta y cinco céntimos de euro, y el pimiento lamuyo verde oscila entre un euro con diez céntimos y sesenta y cinco céntimos de euro el kilo. El tipo california verde cotiza de media noventa y cinco céntimos, el tipo california rojo se vende entre noventa y setenta y cinco céntimos y el pimiento california amarillo tiene un primer precio de noventa céntimos y remates de setenta céntimos de euro. Las judías verdes también han variado sus precios destacando la strike con valores de entre nueve euros con noventa y seis euros con cincuenta el kilo, la judía rastra cotiza una media de siete euros, la perona roja tiene un corte medio de siete euros con ochenta céntimos y el tipo helda se vende entre cinco euros con noventa y tres euros con diez céntimos de euro el kilo.

En las próximas semanas se producirán cambios en los cultivos de las explotaciones donde sus agricultores apuestan por dos plantaciones. En su mayor parte se trata de melón y sandía, tanto en el Levante como en el Poniente de Almería.

Almería: las bajas temperaturas disparan los precios de berenjena y calabacín